Burgos

La Guardia Civil de Burgos sorprende a un cazador que había precintado incorrectamente un corzo

  • El animal había sido abatido recientemente en un acotado al norte de la provincia
  • Obvió marcar la fecha de su caza en el precinto y separar su matriz, conforme establece el sistema de precintado de piezas de caza mayor de Castilla y León
  • Este tipo de prácticas, lamentablemente muy comunes, permiten la reutilización del precinto y favorecen el furtivismo  

25 de abril de 2024.- El SEPRONA de la Guardia Civil de la Comandancia de Burgos ha confeccionado acta denuncia a un cazador foráneo, por precintar irregularmente un ejemplar macho de corzo (Capreolus capreolus) recién abatido que transportaba en el maletero del vehículo, al no cumplimentar la fecha de su abate.

El mismo carecía de fecha de abate y no estaba separado de su matriz, lo que supone una infracción conforme establece la Ley 4/2021 de Caza y Gestión Sostenible de los Recursos Cinegéticos de Castilla y León, en concordancia con la Orden MAM/829/2011, de 13 de junio por la que se establece el sistema de precintado de piezas de caza mayor para el control de la ejecución de los Planes Cinegéticos de los Cotos Privados y federativos de Caza de Castilla y León.

Los hechos ocurrieron días atrás en una estación de servicio de la A-1 próxima a la capital, cuando personal del SEPRONA de la Comandancia de la Guardia Civil de Burgos identifica a los ocupantes de un vehículo todo terreno y a continuación inspeccionan el interior de su maletero.

A simple vista observan el cuerpo sin vida de un ejemplar macho de corzo (Capreolus capreolus), con evidencias de haber sido recientemente abatido. Éste portaba sujeto en una de las astas un precinto correspondiente a la temporada actual que, al ser examinado, se encontró en él ciertas irregularidades ya que había sido incorrectamente cumplimentado.

Tanto el precinto como su matriz carecían del obligatorio marcado o ‘picado’ del mes y día del abate del animal; el titular que, no obstante, mostró el resto de la documentación de caza, la personal y autorizaciones del terreno donde ejercía la actividad cinegética en regla, no pudo dar una respuesta lógica del motivo.

Este tipo de prácticas, en ocasiones por desconocimiento y otras intencionadamente, pero lamentablemente muy comunes, permiten la reutilización del precinto y con ello se favorece el furtivismo.

La Comandancia de Burgos continuará con estas acciones preventivas y de seguimiento para erradicar el furtivismo en la provincia, detectar prácticas de caza irregulares y perseguir determinadas actividades ilegales que causan un grave perjuicio económico al medio rural, a los ayuntamientos, juntas vecinales, a los propietarios de los cotos de caza y a los propios cazadores.

Los hechos han sido puestos en conocimiento del Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León en Burgos mediante el correspondiente acta-denuncia.

Correcto precintado de las piezas de caza

Cabe recordar que además de portar la documentación particular, la del arma, seguro, el propio precinto y autorizaciones del titular del terreno cinegético donde se va a cazar, hay obligación de precintar correctamente la pieza antes de moverla.

El precinto legaliza la caza del corzo, determina el acotado donde ha sido abatido y autoriza su lícito traslado y transporte; debe colocarse ajustado -sin que pueda liberarse- a la cuerna del cérvido, una vez dado muerte. Hay que cumplimentar la fecha del abate en el cuerpo del mismo y en su matriz, siempre antes de moverlo, conforme a lo estipulado por la Junta de Castilla y León.

La Guardia Civil pone a su disposición el número de teléfono 062 y también el servicio de alertas gratuito para móviles app alertcops; cualquier información que desee facilitar o colaboración en el ámbito de la seguridad ciudadana, vial, de la ciberdelincuencia, del Patrimonio o medio ambiental es tratada de manera discreta y anónima.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba